Tecnología

La tecnología de Phyture Biotech se basa en los cultivos celulares vegetales para la producción de una gran variedad de moléculas bioactivas de interés.

Esto se lleva a cabo mediante un proceso biotecnológico que se ha desarrollado durante más de 30 años en el departamento universitario que ha dado origen a esta empresa y que, actualmente, Phyture Biotech explota desde un punto de vista empresarial.

La tecnología está basada en la obtención de unas células especiales de las plantas, conocidas como Células Madre Vegetales, las cuales, se obtienen a partir de un proceso de desdiferenciación celular inducida. Durante este proceso y, a partir de porciones de tejido sano de la planta, se acaban obteniendo unas pequeñas masas de células madre, las cuales presentan una enorme capacidad regenerativa y de producción de principios bioactivos.  Estas células son la base de todo el proceso biotecnológico desarrollado por la empresa y son un excelente material de partida para llevar a cabo la producción biotecnológica a escala industrial de principios activos innovadores y de alto valor añadido.

Mediante esta tecnología se puede aumentar rápidamente la biomasa del cultivo e incrementar significativamente la producción de principios activos de interés de forma rápida y eficiente hasta niveles industrialmente viables, presentando además, evidentes ventajas en la cuantificación, caracterización y repetitividad.

Por ello, los cultivos celulares desarrollados por Phyture Biotech presentan una gran versatilidad para la producción de diferentes tipos de entidades químicas:

Producción de principios activos de origen vegetal
El objetivo es sintetizar, en mayor proporción, principios activos de origen vegetal a partir de los cultivos celulares de la especie seleccionada. Se puede llegar a producir todo tipo de metabolitos secundarios de origen vegetal como: carotenoides, flavonoides, alcaloides, fitoesteroles, saponinas, glucosinolatos, terpenos, etc.

Síntesis de proteínas recombinantes
Las células vegetales producen modificaciones post-traduccionales muy similares a las que realizan las células animales. Asimismo, permite una escalabilidad más sencilla y una eventual reducción de costes respecto el cultivo de células animales. Por ello, es posible la producción de una gran variedad de proteínas recombinantes como enzimas, citoquinas, hormonas y anticuerpos monoclonales.